Inocencio Fernández
    Inocencio Fernández, delante del portón del s.XVII

El Mesón

En agosto de 1978 y tras otras experiencias hosteleras, Alejandra e Inocencio fundaron este restaurante, emplazado en los pórticos de la Plaza Mayor de Tembleque, considerada como una de las plazas más bellas de España. Y basándose en los orígenes del nombre del pueblo, y en el uso histórico de esa casa, le dieron su nombre: Venta de Tiembles.

A principios de los años 90, la segunda generación, compuesta por Alfonso, hijo de los fundadores, Félix y Jesús, ambos yernos de los mismos, tomó el relevo y emprendió el camino que les ha llevado hasta el día de hoy. A su trabajo en el Mesón sumaron varias pescaderías en Tembleque, Mora, Villacañas y Madridejos, y de su saber pescadero disfrutan a diario los clientes del restaurante.

El trabajo de Alejandra e Inocencio en todos estos años no ha sido solamente la restauración: por el Mesón ya ha desfilado la joven tercera generación de la casa, y con su paso por el negocio han aprendido lo que es el esfuerzo, la perseverancia, la pasión por hacer las cosas bien, la honradez y, por supuesto, la familia.

Son los valores de tres generaciones de mesoneros.